Iglesias bautistas

Primera Iglesia Bautista de Ottawa, Canadá.
Primera Iglesia Bautista de Ottawa, Canadá.

Las iglesias bautistas son un grupo de iglesias cristianas evangélicas, vinculadas por unas creencias y organización eclesiástica comunes. En sus comienzos como denominación fueron perseguidos tanto por los católicos romanos como por los protestantes debido principalmente a su hincapié en la separación entre iglesia y estado y a su consideración de que únicamente en la Biblia se encuentra la fuente de doctrina y práctica para la Iglesia y los cristianos.

Algunos afirman que es erróneo pensar en los bautistas sólo como una denominación cristiana surgida en el seno de la Reforma Protestante, pues consideran que aunque no con ese nombre, los bautistas han existido desde mucho antes y se podrían remontar a los orígenes mismos del cristianismo en forma de grupos reacios a someterse al cristianismo "oficial" es decir, reconocido por los poderosos o impuesto por la fuerza, y aunque la relación histórica de estos grupos de creencias similares a los actuales bautistas (p.ej. los Valdenses) sea difícilmente demostrable dadas las características de estas iglesias, la coincidencia doctrinal entre aquéllas y éstas es más que manifiesta.

Los bautistas enfatizan la necesidad de una fe personal y genuina en Jesucristo para obtener la salvación, ponen especial énfasis en el principio Neotestamentario de la salvación sólo por Gracia por medio de la fe (aunque consideran que la creencia auténtica conlleva un compromiso inherente con las buenas obras, consecuencia y no causa de la salvación) y en la Gracia Divina para alcanzar la salvación. Además, hacen hincapié en la entrega personal del fiel a Cristo y en su aceptación como Salvador Personal del creyente.

Con estos requisitos, se considera necesario para ingresar a la Iglesia (como paso de obediencia y no como requisito para obtener la salvación) el bautismo del creyente adulto por inmersión completa en agua. Este ritual es precedido por una profesión pública de fe en Jesucristo como Señor y Salvador.

Publicaciones bautistas estiman que el conjunto de las actuales iglesias bautistas (independientemente de sus otras "hermanas" Evangélicas) constituye el grupo cristiano no-católico más numeroso en el mundo. No obstante, cifras más concretas calculan en más de 37 millones a los miembros de estas iglesias solo en los países occidentales, aunque estos datos son difíciles de aventurar porque solamente en países como China se estima que hay varios millones de bautistas "ocultos" y no alineados con la iglesia oficial impuesta por el partido comunista.

Tabla de contenidos

Origen del nombre

Los bautistas no se autodenominaron así desde un principio;había iglesias de "creencias bautistas" un poco por todas partes y en épocas anteriores a la Reforma. El apelativo "bautista" es un apodo despectivo que deriva de la expresión "anabautista" o "anabaptista", esto es: "Rebautizados", pues los miembros de estas iglesias habián recibido un segundo bautismo después del recibido como recién nacidos y sin uso de razón, al que no daban validez Neotestamentaria.

Organización

El sistema de organización eclesial y gobierno de todos los bautistas es congregacional y por esto otorga autonomía a las iglesias Bautistas individuales, dirigidas por pastores formados en seminarios propios de esta corriente. Las iglesias frecuentemente se asocian en organizaciones, tales como Uniones, Asociaciones, Compañerismos y Convenciones. A su vez, muchas organizaciones nacionales forman parte de la Alianza Bautista Mundial. Este sistema congregacional e independiente hace que sus detractores les acusen de ser centenares de "sectas" separadas unas de otras, en realidad, la interpretación Bautista de las Escrituras considera a la Iglesia de Cristo como un cuerpo místico e invisible formado por personas (verdaderos creyentes de todas las denominaciones cristianas) que solamente Dios conoce, lo que no quiere decir que estén a favor del ecumenismo con cualquier grupo religioso que se denomine a si mismo cristiano.

Historia

Antiguo logo bautista alemán con la consigna bíblica que caracteriza a los bautistas del mundo: Un Señor, Una Fe, Un Bautismo.
Antiguo logo bautista alemán con la consigna bíblica que caracteriza a los bautistas del mundo: Un Señor, Una Fe, Un Bautismo

Las actuales iglesias bautistas surgieron como tal denominación de las congregaciones independientes que se separaron de la Iglesia de Inglaterra. Cuando estas iglesias "separatistas" fueron prohibidas en Inglaterra, una congregación de Gainsborough, que tenía como líderes al pastor John Smyth, que ya había estado preso por sus creencias, y al laico Thomas Helwys, emigró hacia los Países Bajos en 1606. Allí, en contacto con los menonitas, concluyeron que el bautismo de infantes era un error, se bautizaron y establecieron en Ámsterdam una iglesia bautista en 1609. Esto no quiere decir que allí hayan nacido los bautistas, porque existen muchos registros históricos en todos los siglos, después de Cristo, que demuestran que cristianos con estas creencias y prácticas nunca han dejado de existir (véase "Los Bautistas a Través de los Siglos", de C.L. Neal, editado en México en 1917).

En 1611 Helwys logró regresar a Londres para fundar allí una congregación bautista. En 1668 ya había 47 iglesias bautistas en Londres y sus alrededores. Posteriormente se ha conocido a estos como bautistas Generales, por su convencimiento de que Jesús murió para salvar a todos los hombres que crean en Él (pensamiento arminiano.)

La primera iglesia bautista en Estados Unidos fue organizada por Roger Williams en Providencia en 1639. Históricamente, los bautistas han contribuido de manera muy importante a la idea de la separación de la iglesia y el estado y a la lucha por la libertad religiosa.

Los llamados bautistas Particulares surgieron de la congregación independiente en Londres que tuvo como pastores a Henry Jacob, John Lathrop y Henry Jessey. La discusión sobre el bautismo infantil comenzó en esa iglesia en 1630 y optaron por el bautismo de creyentes en 1638, convirtiéndose en iglesia bautista pero diferenciándose de los otros bautistas por su creencia en que Jesús murió solamente por los predestinados a la salvación (pensamiento calvinista).

En Estados Unidos, la Convención Bautista del Sur es una de las fraternidades de iglesias más conservadoras del país, mientras que sus correligionarios del norte son considerados más liberales (y están afiliados en su mayoría a la Alianza Bautista Mundial (ABM). En 2004, la Convención acusó de liberal y "antiestadounidense" a la ABM y, en respuesta, varias convenciones estatales e iglesias locales de ese país han incrementado su apoyo a la Alianza.

Ejemplos famosos de políticos bautistas (miembros activos de alguna iglesia bautista) son, entre muchos otros, Abraham Lincoln, Andrew Johnson, Harry S. Truman, Jimmy Carter y Bill Clinton. Y también prominentes pastores, escritores y predicadores, como Martin Luther King, Billy Graham, John Bunyan y Charles Spurgeon. Sin embargo, muchos bautistas conservadores cuestionan la calidad bautista de algunas de estas figuras, pues creen que la sociedad norteamericana ha relajado sus valores bíblicos y bautistas.

Creencias principales

Las creencias de las iglesias bautistas concuerdan en lo general, pero no exactamente, con el "credo de los apóstoles" y el "credo Niceno" siendo en este sentido totalmente ortodoxas en doctrina, pero particularmente las que las definen como tales, lleven o no este nombre de bautistas, son (a esto se le llama comúnmente los "Declaración de Fe de las Iglesias Bautistas"):

Bautismo del creyente

El bautismo del creyente es una ordenanza que se lleva a cabo solo después de que el que se bautiza haya profesado que Jesucristo es el Señor y Salvador y haya manifestado un claro cambio de vida. El bautismo es el símbolo de la purificación de los pecados del bautizado (de que somos hechos partícipes de la muerte y resurección de Jesucristo). Las confesiones de fe bautistas entienden el bautismo como una expresión externa del cambio interno que ya se ha efectuado. Los bautistas enfatizan el bautismo por inmersión completa, que sigue el método usado por Juan el Bautista. En esto, el pastor principal, o algún otro pastor autorizado por la congregación, sumerge al candidato boca arriba completamente en el agua pura mientras simultáneamente recita Mateo 28:19. Este medio de bautismo también es una representación preferida de la muerte, la sepultura y la resurrección de Jesucristo. Algunas iglesias reconocen bautismos que tuvieron lugar en otras iglesias ortodoxas mientras no se hayan efectuado en un recién nacido. El bautismo también se considera la identificación pública de la persona como cristiano y como miembro de esa iglesia en particular y con mucha frecuencia se requiere como criterio al asociarse con iglesias bautistas.

Los bautistas rechazan la práctica de bautizar a un recién nacido porque creen que un padre no puede tomar la decisión de salvación en lugar de su hijo, sino que lo tiene que hacer él mismo a partir de su uso de razón. Solo una persona en edad de responsabilidad es elegible para el bautismo. Ésta no es una edad específica, sino la edad en que Dios determina que una persona es capaz de ser responsable por sus pecados. Jesucristo comenzó visiblemente a hacer la obra de Dios a la edad de 12 años y ésta es la edad de responsabilidad aproximadamente típica entre seguidores jóvenes bautistas. Todo bautista practica el bautismo del creyente, pero algunos no sostienen el concepto de la edad de responsabilidad.

Congregacionalismo

La autoridad congregacionalista de la iglesia da autonomía a iglesias locales individuales con respecto a la política, la organización y la doctrina, y no un consejo ecuménico o un presbítero; es decir, cada miembro de la iglesia local tiene voz y voto en la toma de decisiones que puedan ser útiles o perjudiciales para la comunidad.

Separación de las iglesias bautistas con el Estado

Uno de los principios fundamentales de las iglesias bautistas es su separación con el Estado de los países donde residen. Esto implica que las iglesias bautistas no acepten susbsidios gubernamentales, sino que sean auto-sostenibles, la libertad de culto y el rechazo a la oficialidad religiosa del Estado. Los bautistas predican una ciudadanía fiel y responsable basada en la obediencia y sumisión a las autoridades del tipo que sean, siempre que dicha obediencia no contradiga o entre en conflicto con los principios de la fe cristiana, en cuyo caso, prima la fidelidad a Cristo.

Bautistas fundamentalistas

Actualmente esta corriente "Fundamentalista" (no confundir el término teológico con el uso que de esta expresión se hace recientemente) es considerada la más influyente y de mayor crecimiento en Estados Unidos de America, México (principalmente Monterrey y otras ciudades del norte) y otros países con fuerte presencia bautista. No es una denominación como tal dentro de las iglesias bautistas, sino una reacción conservadora al modernismo y a la relajación de las costumbres dentro y fuera de la Iglesia.

Los fundamentalistas se distinguen por su conservadurismo en cuestiones políticas, sociales (rechazo del aborto, la homosexualidad, el divorcio, etc.) y religiosas (practican la llamada "separación Bíblica" rechazando la unión o el ecumenismo con otras iglesias que no esté basado en la fidelidad a las Escrituras).

Según la definición dada en el Congreso Mundial de Fundamentalistas de principios de 1920, un fundamentalista es un creyente "nacido de nuevo" en el Señor Jesucristo que:

Recientemente, debido al mal uso que los medios han dado al término "fundamentalismo" (de cuño cristiano conservador) los bautistas fundamentalistas han comenzado a llamarse a si mismos: "Conservadores", "Fundamentales" o "Iglesias Bíblicas". Aunque hay algunos aspectos que claramente muestran las diferencias entre fundamentalistas y conservadores (o bautistas, solamente). Los primeros se diferencian de los conservadores, en que los fundamentalistas no son democráticos, pues el ministro toma casi todas las decisiones, los congregantes tienen una serie de prohibiciones, se impone la doctrina de la predestinación y la participación pública de las mujeres es casi nula. Un tercer grupo son los bautistas llamados contemporáneos o liberales, los cuales han desarrollado prácticas carismáticas que no les eran propias, pero mantienen sus convicciones y doctrinas intactas, suelen experimentar en estos tiempos un rápido crecimiento como iglesias emergentes. Los bautistas conservadores, de los que ya existen muy pocos, son aquellos que son celosos de la doctrina bíblica y reconocen que el cristiano es libre, porque así lo enseña dicha Escritura. Su gobierno es democrático (congregacional), la autoridad reside en la iglesia local (que es autónoma) y no en el pastor, que se somete a ella.

 © Wikipedia.com. El contenido está disponible bajo los términos de GNU Free Documentation License

Paratras a JesuCristo.com